José Mulet, Gata de Gorgos (1966)

Nacido en domingo de ramos, un 3 de abril de 1.966, José Mulet vivió sus primeros años con sus abuelos maternos, debido a que su madre muy a su pesar tuvo que dejarle para preparar sus oposiciones. Durante ese tiempo con sus abuelos y su tío, diez años mayor que él, experimentó momentos que despertaron prematuramente su inexorable imaginación.

Su feliz infancia y algunos destacados acaecimientos que sin duda cultivaron su modo de entender la vida, fueron los detonantes de una mente ávida de grandes retos.

Cada uno de los episodios durante su trayecto por las diferentes experiencias que la vida le ha deparado, han sido para él una lluvia de inspiraciones que le llevaron ineludiblemente a buscar medios o lenguajes con los que poder trasmitir y exteriorizar todo aquello que a lo largo del tiempo ha ido guardando en lo más profundo de su ser.

Entre sus facetas y grandes aspiraciones, se encuentran la narrativa y la pintura, ambas sus dos grandes pasiones y la razón de su existencia.

Para José Mulet sus pinturas no son una mera composición estética,  son obras literarias de gran calado, con un mensaje en prosa y pincel, que va más allá del concepto propio del arte. De las mismas, se desprende pasión y un gran mensaje que ha permanecido oculto durante demasiado tiempo, aflorando ahora con todo su esplendor.

Sus obras no se han concebido con un fin decorativo para ataviar las paredes de una lujosa morada, sino para observarlas en un entorno de paz y armonía, y apreciar lo mismo que su autor sintió cuando vio su obra acabada por primera vez. Sólo de ese modo y con una buena dosis de sensibilidad, se podrá captar la verdadera esencia de sus obras.

Por otra parte y no menos importante, cada pequeño e insignificante detalle, o las más complejas de las inquietudes  que desde siempre han acompañado al ser humano como habitantes de un insignificante pero a la vez maravilloso planeta perdido en una hostil e inefable  orbe, para la mente de José Mulet, han sido un polvorín  de motivos e inspiraciones que le han llevado desde los 12 años a escribir miles de páginas que acabaron guardadas en un viejo cajón. Ahora con más control, experiencia y  sabiduría su autor, regresa con uno de sus más importantes proyectos bajo el título de: “El prodigioso Félix” (una saga de ficción inspirada en su propia vida, repleta de intensos momentos que parten desde sus primeros recuerdos hasta la actualidad).

Desde que tuvo uso de razón, allá por 1.971 el fantástico mundo de José Mulet ha girado en torno a sus inquietudes y expresiones artísticas como instrumento de comunicación, no obstante en 2.008 un ambicioso proyecto tecnológico acaparó su atención durante varios años siendo él el fundador de “Hadbos”  una empresa de ingeniería software con interesantes y novedosos productos destinados principalmente a un amplio colectivo de creativos, entre ellos pintores y escritores.

Ahora, ya con dicho proyecto definido y en pleno funcionamiento, José Mulet regresa con más ahínco para recuperar  aquello que perdió por el camino.